"Bienvenidos a la Pagina Web del Municipio Urdaneta... MUY PRONTO ESTARA EN FUNCIONAMIENTO UNA RADIO EN ESTA PAGINA; municipiourdaneta.com/radio ... UNA RADIO INTERACTIVA LIBRE E INDEPENDIENTE... PARA OIR MUSICA VARIADA Y PROGRAMAS SOBRE DIFERENTES TOPICOS DE INTERES GENERAL...ESPECIALMENTE SOBRE EL MUNICIPIO URDANETA... Atte. Leonardo Castañeda, Webmaster.
Historia del Municipio
Simbolos Patrios
Artesania
Zabila
Ayamanes y Turas
Ruta del Cocuy y el Chivo
El Sisal
Elecciones en el Municipio Urdaneta
Recorrido Turistico
Agricultura y Cria
Valores Musicales
De todo un Poco
Autoridades del Municipio
Efemerides y Personalidades
Gobernantes
Asociacion de Licoreros
Salud
 








Resultados por Página:

Los tres nombres de Siquisique

A la que ahora es pujante capital del Municipio Urdaneta en nuestro Estado Lara, los españoles la dejaron bautizada en 1621 Como San José de Siquisique. Como ha sucedido en toponimia con otras etiquetas del pasado, generalmente por muy largas, el santo se queda al fin en la iglesia y el indio sobrevive en el pueblo o la ciudad.

Que sepamos, en el mapa de Venezuela no suena sino un Siquisique más: un sitio en Carabobo; si bien para 1607 quedó registrado un "Ciquiciqui" en lo que ahora es Estado Trujillo; no lo hallamos, ni en Colombia ni en las Antillas para que podamos adjudicarle tales o cuales bautizadores indígenas, generalmente arahuacos, caribes o macrochibchas. Pero, como en el área larense había indios ajaguas, jirajaras y ayamanes, bien cabe la vislumbre de adjudicar tal bautizo a una de esas etnias, especialmente a la primera, porque según Codazzi y no sin respaldo toponímico también tuvo presencia en Carabobo.

Igualmente por razones fonéticas, semánticas e históricas la flecha apuntaría en primer lugar a los ajaguas, indios que fueron fundadores del pueblo larense, quienes como los caquetíos acompañantes de Federmann o como amigos de los colonizadores pertenecían al stock arahuaco (Arawak): Siquisique, pues, seria un bautizo de algún accidente geográfico local (no necesariamente del sitio del pueblo) debido a los ajaguas, si no compartido con los caquetíos; pero, claro, con una -e debida a los hispanófonos, ajenos a terminar palabras en -I átona silábica, aún en el caso de una tan musical geminación indígena como sikisiki (una variante “cinquiciqui" de l607 confirma esa -I final): también en el lenguaje criollo sufrieron tal percance geminaciones como saquisaque, dividive, chipichipe y quiriquire (en el municipio Torres, precisamente, se da el topónimo Quiriquire, evolución de kirikiri), sin decir que Burere fue antes Bureri, Apure fue antes Apuri y muchos casos más.

Conectado(s) 22



Enlaces Interesantes

 

Como si poco fuera, todavía en Lara se oye pronunciar indianamente Siquisiqui, así como no ha dejado de sonar popularmente dividivi, tigüitigüi, etc.

El paleotoponimo "Ciquiciqui" trujillano (si no se trata de una errata por el superviviente Siquisay y el desaparecido Siquisú) plantearía más bien un bautizo macrochibcha -familia linguística que abarca no solo a los timotocuicas, sino también a gayones, jirajaras, ayamanes, , etc., si no fuera que hubo registro de presencia ajagua en el norte de Trujillo.

La expectación acerca de la etiqueta está en su significado: de la lengua caquetía no queda vocabulario alguno y de la ajagua, aúnquedando una versi6n llanera (achagua) , desgraciadamente no figura en ella el sikisiki que buscamos. No queda más remedio, pues, que averiguar en otras lenguas hermanas. En la de los aruacos (todavia hablada en las Guayanas) hallamos sikisiki (ahora) o sikisikki (antes) con el valor de pequeño cigarron, saltamontes, langosta. Semánticamente no obsta que algún accidente local llevara ese nombre o se hubiera sacado del de algún indio o cacique: en e1 vecino municipio Torres se da un sitio El Cigarrón, y en el colindante de Jiménez se da La Cigarronera; como Cigarrón, además, suenan dos lugares en Guárico y como Los Cigarrones otro en Monagas. El topónimo La Langosta, suena solo en el estado Sucre; en todo caso los ajaguas llaneros (Achaguas) le decían irrichu kabayumana. En el caso particular del cigarr6n se trata de un insecto que sigue siendo motivo apropiado para la inspiración toponimizadora y para la asignaci6n de sobrenombre. Aquí en Sanare conocemos a un campesino apodado Cigarrón.

La perfecta coincidencia, como se ha develado, nos es dada por la oferta aruaca sikisiki. Aceptando, en cambio,

una leve distanciacion fonética, no habrá que descuidar dos ofertas más.

Una figura en la misma lengua aruaca como shikishiki y con el valor de grillo; por lo menos criollamente no parece un motivo de inspiración en Lara y Falcón, aunque sí se da un sitio Grillera en Yaracuy (hay un lugar El Grillo en Anzoátegui, un El Grillero en Bolívar y otro en Guárico y dos La Grillera más en el Distrito Federal); en todo caso grillo se decía hidu en achagua (ajagua de los llanos). La otra oferta parece presente en una lengua hermana geográficamente aún más vecina: el guajiro shikiShiki, cuyo significado no recuerda bien la oolaboradora Marina González Uriana y menos los guajiros interpelados en Maracaibo y en Paraguaipoa. Habrá que dejar abierta esa hipotesis. En cuanto a la variaci6n sh/s advirtamos que en guajiro se dan casos como músa o músha 'gato', sóntá o shóntá estar goteando, etc., y en aruaco se decía en el siglo XVIII siba piedra y siparálli hierro, etc., voces que en nuestro siglo suenan shiba, shiparari, etc.

Siquisique ha surgido junto a la. Confluencia del río Baragua con el río Tocuyo. Aguas abajo, al sureste de Araurima (Edo. Falcón) le afluye un río Chiquichique. El pasó de s a ch o viceversa en lenguas indígenas no es menos insólito que el citado de s a ch: en aruaco siba o chiba piedra; en pemon si o chi 'pierna'; 'canoa' es icha en manao, itsa en cariaí e isa en baré.

Cuando indianamente suena un ts que ya no se da en el castellano actual, con mayor razón se produce la variación ch: en cumanagoto, por ejemplo, venado era kotse o koche (de donde el nombre de la isla oriental); como una consecuencia mas cierta avispa la conocemos ahora los venezolanos diciéndole unos sinata y otros chinata.

¿Pasaría algo de eso en el caso de Siquisique y Chiquichuique?, bien cabe no desechar la posibilidad por que chiquichique o chiquichiqui esta vivo en la botánica criolla. Es nombre de algunas leguminosas: el árbol Cassia spectabilis o mucuteno, la hierba Cassia tora o brusca negra, la hierba Cassia occidentalis o brusca hedionda, el arbusto Cassia biflora o brusca de Margarita, el arbusto Cassia obtusifolia (J.C. Esteves), si no es el mismo, y, finalmente, en Amazonas, la palma Leopoldinia piassaba o titia (de donde los topónimos locales Chiquichique o Chiquichical). Nada raro que en el caso del afluente tocuyano se trate del arbusto citado por Esteves o del árbol de construcción que Lisandro Alvarado no clasifica, alguna especie de brusca o ese sub.-arbusto de vainita comestible que aquí en Sanare llamamos también chimoito, el que chupan los niños campesinos camino de la escuela... A los botánicos locales tan destacada determinación.

De lo que seguramente no se trata es del... chiquichique o sabañón de los pies producido por el barro, ya que se trata de una voz oriental, un mal nada inspirador.

Personalmente en el caso de Siquisique, así la zoonimia en el mapa vaya detrás de la fitonimia, me parece bastante solida la oferta aruaca: sikisiki cigarron. Una etimologia, en fin, no indigna de estar al lado de la de Bararida: Barari-da o lugar de cerbatas (Mantis religiosa)' para los indios caquetíos. Lástima que en el caso de Siquisique no tengamos ese sufijo (-da) que lo acusaría de caquetío u otro para acusarlo con, mayor certeza de ajagua (-uria, -hucu –karu, etc.).

A los especialistas siquisiqueños interesados – académicos y populares -les agradecemos su valiosa opinión a favor de las ofertas aruacas, la guajira o las indocriollas. Por razones fonéticas y también semánticas no merece mayor enfoque la oferta de los indios guaraos (etnia macrochibcha) sekesseke cuatro (instrumento), violín (ídem), creación léxica relacionada según Barral con el verbo sekeseké(-) 'hip(ar)'.

Triunfe el insecto que sea, con tal que vuele o brinque, alguna leguminosa, la brusca, (por Dios, no el sabañón), cosa es de seguir escarbando; la verdad es que Siquisique como pueblo tuvo dos nombres más, así el empleo indígena fuera antonomástico.

Dos etiquetas igualmente aborígenes, pero pertenecientes a dos etnias que no se rindieron sino tiempo después de cuando lo harían los ajaguas: los ayamanes y los jirajaras.

Hace menos de un siglo (1910), cuando ya esos ajaguas serían parte revuelta de la población criolla, gracias a la india Carmen Ramos, de San Miguel, y al investigador Alfredo Jahn, sabemos que al pueblo de Siquisique los ayamanes o ayomanes le decían Tére(-ye)los jirajaras le decían Fru(-ye), dos grupos que en mi trabajo la patria de los ayamanes ha dejado demostrado como pertenecientes al gran stock macrochibcha afines por lo tanto de los cuicas y timotes de nuestros Andes, así como de tantas otras etnias que han descollado en Colombia y Centroamérica, sin excluir los venezolanos baríes, guaraos y yanomamis.

La importancia del creciente pueblo de Siquisique mereció de esos grupos locales no un bautizo propio en su lengua, ya que estaba impuesto el Sikisiki de ajaguas y/o caquetíos, sino un término común que les servía para identificar en su propia lengua una realidad demográfica, ya que Siquisique representaba para ellos el pueblo por excelencia, sin menoscabo de lo que fueran Baragua, San Miguel, Aguada Grande, Bobare, Churuguara, más allá o más acá. No les fue, pues, ni siquiera necesario distinguirlo con algun especificativo, como criollamente se ha esti lado en el resto de Lara: El pueblito en Jiménez, Pueblo Viejo en Morán, Pueblo Aparte en Torres, Pueblo Arriba en Iribarren, Pueblo nuevo en Morán, Torres, Iribarren, Crespo y Simón planas.

Es nada menos que Alfredo Jahn quien reporta en su libro Aborígenes del Occidente de Venezuela la interesantísima noticia mediante estos dos esculturales ejemplos:

"kigñini-téreye " = "está para el pueblo", en ayamán;

"angüi fruye" = "voy a Siquisique", en jirajara.

Como trae "angüi tereya"voy al pueblo" en jirajara, cabe ahí admitir cierta confusión entre las dos lenguas y aún error por rematar en -ya en lugar de –ye, la terminación -ye en esas dos lenguas no forma parte estricta del sustantivo: se trata de una posposición equivalente a nuestras preposiciones locativas 'a, para, en, de, desde, dependiendo del verbo la escogencia del significado: si era ir valía a, si era venir valía 'de', si era vivir valía 'en', etc.; una posposición que ha funcionado también en otras lenguas hermanas: en Colombia el chimila -ye

'en' y el muisca o chincha –ye (n) en' y ye (k) 'a', así como en Costa Rica el brunca –ye (t) 'para' Asombroso nos resulta allende los mares el turco -ye 'a'... Ahora, si dicha posposición luce como fosi1izada junto al nombre de lugar -tére-ye y fru-ye -se debe a que los lugares en una oración se nombraban raramente en caso nominativo y acusativo y casi siempre, en cambio, en caso locativo.

Así cabe explicar c6mo en esa zona a el Tocuyo medio ‘pueblo' sonaba en ayamán tere y en jirajara fru, si es que a principios de este siglo, ya bien mezclados los últimos habitantes, no serían ambivalentes los términos. En cuanto a que Jahn traduce tere por pueblo y fru por Siquisique resulta evidente por representar Siquisique para ellos el pueblo por antonomasia. Interesante del punto de vista comparativo es que entre los indios tunebos (Uwa) de los altos Sarare y Arauca (límite occidental de Apure con Colombia a pueblo se le dice todavía tore(ra) o boro(ra) parientes inconfundibles, pues , de nuestros tere y nuestro fru: -ra es alla un sufijo de alta incidencia en tunebo, en el propio ayaman nuestra brasa sonaba brasara, la etnia Barí del Zulia cuenta con su variante Barira, ect.

Se trata sin embargo de dos voces con ulterior parentesco.

Acerca de tere tenemos, -theri o -thari 'pueblo, gente, grupo residencial, en yanomami (Venezuela-Brasil); tule hombre, persona y tulemar gente en cuna (Panamá); tiribi y/o térraba, nombre de una etnia, y chirripó de otra (Costa Rica); telembies, taironas, totoroes, turbacos, etc., nombres de etnias colombianas; todas macrochibchas. En betoy (lengus tucana) -tere vale 'casa' (voz que en castellano, también tiene acepcion de 'descendencia').

En cuanto afru (voz que como ascendientes puede tener estas formas: *furu, *phuru, puru y *buru), se cuenta en el mundo macrocibchas, ademas del tunebo boro(ra), con parientes tales como en Colombia el colectivo cágaba –bullu y en Panama el cuna pule o pur mucho; pero graciasaesa idea de mucho, coincide en varias partes del mundo con casos tan sugerentes como el griego polis'ciudad' y polus mucho, el sánscrito pura ‘ciudad', el germanista foro 'ciudad', el maori (polinecio) pori 'gente, tribu', etc. El propio castellano pueblo o el inglés people vienen del latin (pó)pulu(s) 'gente'"- pueblo' -término en que la primera silaba (pó-) no representa sino una antigua geminacion, roborativa de la siguiente (-pu) de manera que el fru jirajara es un claro pariente tipológico del –blo del castellano pueblo.

Evidente queda que para expresar 'pueblo' los ayamanes no se inspiraron menos arriba que los valientes yanomamis y los jirajaras menos lejos que los cultos habitantes de Grecia y de la India.

Lo, ajaguas (por lo menos en el llano) a 'pueblo' le decian chakaresi, pero ignoramos si al 'cigarrón' le decian Sikisiki como sus hermanos aruacos. Lo que de bien seguro, seguro tenemos es que a 'pueblo' sus vecinos, ayamanes, le decian tere (tereye) con la posposicion y los jirajaras fru (fluye) con la preposicion).

Valía, pues, la pena evidenciarlo a nuestra comunidad larense y falconiana junto al muy posible significado del nombre propio Siquisique.

Este trabajo realizado por el conservacionista sanareño RENATO AGAGLIATE M. Firmado en Sanare, 07 03 99). Agradecemos la colaboracion del Cronista de Siquisique Sr. Rafael (Chel) Guaido+, que en paz descanse.

© Copyrigth Municipiourdaneta.com - Todos los derechos Reservados
Municipiourdaneta.com - Webmaster Leonardo Castañeda (Tlf: 0414-5515030)
Diseño gráfico creado por Proxweb