Los Ayamanes

Esta en construccion

La antigüedad del hombre en Venezuela esta entre veinte y veinticinco mil años. Llego de otros lugares y evoluciono en nuestro suelo durante largo tiempo. El poblamiento primitivo lo realizo un grupo portador de un incipiente nivel cultural y tipológico, que casi no difiere del paleolítico del viejo mundo.

Los Ayamanes o guayamanes (ayama o yama o wayama) segun los historiadores, son una parcialidad de los ajaguas (achaguas) que a su ves pertenecian a la familia de los Arawak.

El territorio de los Aborígenes Ayamán, se extendía a los actuales municipios del Estado Falcón, Democracia, Sucre, federación, Unión y Silva, y en lo que corresponde al Estado Lara estaban desde Río Tocuyo y Atarigua vieja (donde se conservo durante mucho tiempo la costumbre de tocar la guarura con las manos y la búsqueda de Olicores en tiempo de Semana Santa, herencia de los ayamanes) hasta la Sierra de Parupano pasando por Duaca y Bobare en los municipios Iribarren, Torres, Crespo y Urdaneta.
El Río Tocuyo rodeaba los límites más lejanos, principalmente al norte y al oeste del territorio. Hacia este río, de fértiles Riberas confluían numerosas quebradas que regaban las zonas agrícolas Ayamanes.

Toda la sierra de Parupáno y sus piedemonte, era rica en zonas boscosas, selváticas, aptas para la agricultura y la cría, rica en recursos hídricos conformados por quebradas caudalosas y arroyos de corriente permanentes o gran parte del año.

Sobre todo en la sierra del Parupáno y en las zonas de su influencia. La pluviosidad, bastante regular en la zona completaba las óptimas condiciones para las labores agrícolas y la existencia de una flora y fauna abundante y variada. Eran tan creyentes de los espíritus que cada fuente fuera río, quebrada o manantial, poseía un dueño, guardián o “duende” que vigilaba su conservación.

El alemán Nicolás de Federmann, perteneciente a la casa comercial de los welsers o Belsares, exploro este territorio en busca de oro en el año de 1530.y en sus escritos de “historia Indiana”, afirma que los Ayamanes eran personas pequeñas, y que vio individuos no mayores de cinco palmos ( 115 cm .) Pero también vio gente de estatura mayor, y esto fue lo normal, inquirió sobre la razón de aquella diferencia a una peste que azoto, en tiempos remotos al pueblo ayamán, que los obligo a unirse en matrimonio con gente de los Jirajaras que habitaban la zona conocida hoy día como la Sierra de San Luís en el Estado Falcón. Ellos fueron quienes informaron a Federmann sobre la gente ayamán de baja estatura.

Hasta 1950, mas o menos la generalidad de los habitantes del territorio ayamán (el triangulo Matatere, Parupáno, Aguada Grande poco mas), eran individuos de piel blanca o cuando mucho morena clara, de estatura entre 1.60 a 175 cm . Mientras la presencia de individuos más bajos, piel oscura y rasgos asiáticos era sectorizado en los altos del cerro de la Venta y la Catalina, conservándose aun en los habitantes de estos sitios este genotipo.

La movilidad en su territorio era una de las características principales de los ayamánes. Lo cual le confirió una extraordinaria relación con su medio, con la naturaleza: flora, fauna, caminos, aguas, tierra y hombre conformaron una unidad vital, armoniosa y fecunda, entre el ayamán y la naturaleza.

La recolección de palmas, miel y cera; y la presencia de cazadores, los cachos o cráneos de venado y el tributo de piezas de cacería, sugieren supervivencias muy lejanas de un pueblo recolector y cazador. Esta plenamente comprobado que ellos resolvían sus necesidades de productos de la tierra con los conucos que poseían y trabajaban regularmente en Parupáno y Moroturo, donde también aprovechaban la abundante cacería de venados, dantas, conejos y aves existentes.

En todo el territorio recolectaban el fruto de ciertos vegetales silvestres para complemento de su alimentación. En los cardonales de Mátatere disfrutaban de varios frutos como: datos, lefarias, guanajos, buches, cotoperiz, mamones, semerucos y maya. De los conucos obtenían el maíz principalmente, pero también la yuca, la batata, el ñame, otros tubérculos y granos. Del cocuy aprovechaban la cabeza y parte de las pencas, las cuales horneaban para el consumo, además de preparación de una bebida espirituosa.

En Venezuela, la presencia del ágave se da en buena parte del territorio y los cronistas de Indias expresamente lo mencionan en las regiones nororientales del país pero su aprovechamiento para la elaboración de licores, a partir de la penca horneada y fermentada, se localiza en los Estados Lara y Falcón, principalmente en tierras ocupadas, desde 20.000 a . C. por ayamanes y sus descendientes actuales, siglo XXI.

La relación del indio ayamán con su mundo vegetal fue muy estrecha y rica en posibilidades de uso con la fibra del cocuy (dispopo) y del sisal hacían chinchorros, de varias maderas se construían el cañón para el techo, las trojas y barbacoas para guardar el maíz y otros frutos. De madera también elaboraban taburetes, bateas, cucharas, herramientas para, la cacería y la guerra: arcos flechas y macanas. De algunas plantas utilizaban sus raíces, cortezas, semillas, frutos y hojas para las medicinas.
Con la fibra de algunas elaboraban sombreros. También obtenían tintas para teñir los hilos de sus tejidos y para adornos del cuerpo. Frutos para la protección contra peligros de la tierra o sobrenaturales. De carrizos construían instrumentos musicales (Flautas). Sus viviendas eran de poca altura, construidas cerca de las aguadas de corriente naturales o pozos. Con la llegada de los españoles, llego la incorporación del ganado menor a su economía, al agregarle a su casa un pequeño corral para la cría de cabras. Ellos además de ser prósperos agricultores, se ejercitaban también para las artes de la guerra y poseían para ello una cierta organización y hábitos:

entre algunas de sus expresiones culturales destacaba el baile de las Turas, pero además, el lanzar a los invasores españoles flechas durante un cuarto de hora, en 1530 según dice Federmann, era una demostración de su eficiente preparación armada.

Esta tribu conservo con tenacidad su idioma aun después de civilizada y sometida, de modo que entre sus descendientes se conservaron frases y términos que sirvieron de base para el estudio lingüístico de aquel dialecto, que nos lleva a la conclusión de que los ayamanes hablaban una lengua que correspondía a la familia tupí y afín por consiguiente del guaraní del Paraguay y el Brasil. El mismo nombre de los ayamanes parece indicar su procedencia brasilera, pues creemos que es corrupción de añang y aña, dos palabras guaraníes que quieren decir respectivamente diablo y parientes. Suponemos que este nombre fue puesto por sus enemigos, en alusión quizás a su ferocidad. Aunque algunos estudiosos de la materia han dicho que ayamán significa en esa lengua indígena, hombre marido o jefe de familia, ya que entre los indígenas Ayamanes, la mujer tenía una presencia importante y su opinión se consultaba con igual valor que la de los hombres. Su presencia entre los cortejos de los caciques Ayamanes a la hora de entrevistarse con Federmann nos hace ver que no eran personas secundarias en la tribu.

La lengua de los Ayamanes

Esta es recopilación de muchos trabajos, entre los que destacan publicaciones del Poeta y Cronista del Municipio Iribarren Ramón Querales, y el Libro inedito del Sr. Ramon Pacheco, Geografia e Historia del Distrito Urdaneta.

Hemos extraído parte de estos trabajos llevados a cabo antes y después del año 1900, especialmente entre los nativos de la población de San Miguel de los ayamanes, donde destacaron entre los mas entendidos que aportaron estos conocimientos el Jefe o cacique de los Indios Ayamán (ño) Pascual Ramos y Maria del Rosario Torin (Ambos vivieron mas de 100 años y se conservaron lucidos hasta sus ultimos dias). Y en el caserío El Docore el Cacique Antonio Dobobuto.

En el vocabulario que aquí describimos, generalmente existen palabras que se escriben diferentes pero suenan muy parecidas y significan lo mismo, esto es el resultado de la trascripción de las palabras por los diferentes investigadores como les sonaba, debido a que estos dialectos no tenían una ortografía definida o por lo menos conocida. Ejemplo:

Licor de Cocuy. Yugos. yugú, yugús, yugo, iugu, yugu o tugú. Cocuy horneado INGUI.

Lo más probable entre todas yugú, lo cual significaría que si el yugú, como efectivamente lo es, es un licor perteneciente a la cultura ayamán del norte larense y sur falconiano. Según el cronista de Barquisimeto el poeta Ramon Querales, la palabra cocui con el que lo conocieron los españoles del siglo XVI y como se le denomina modernamente no se encuentra en el idioma ayaman, pues lo mas seguro es que este nombre se tomo del nombre de los antiguos indios Cocui, que probablemente después se les llamo Cayones, Cuyones, Gallones, Gayones, una palabra del bajo español de significado muy peyorativo aplicado a pícaros y gente de conducta dudosa o deshonesta. Ni en 1886 cuando el General Juan Tomás Pérez publicó un vocabulario de voces indígenas reunidas en Siquisique, calificadas arbitrariamente después como pertenecientes a la lengua jirahara; ni en 1910, cuando Alfredo Jahn reunió un conjunto de voces en Bobare, supuestamente pertenecientes a la lengua de los gayones y en San Miguel de los Ayamanes formó otro de los indios que ancestralmente había poblado este lugar; ni en 1916 cuando Luis R. Oramas, a su vez hizo lo mismo en Bobare y en San Miguel de los Ayamanes; ni en las voces organizadas por el Dr. Rafael Fréitez Pineda con las que le suministró el siquisiqueño Buenaventura Jiménez, reunidas por él y por José del Carmen Maramara, ni las que copió de diferentes frentes el Padre Pedro Francisco Rojas en 1937 siendo cura de Bobare. En ninguno de esos vocabularios la voz cocui aparece reconocida por los informantes como perteneciente a la lengua que hablaban. INGUÌ.-Probablemente es de origen tupí. Tenemos efectivamente en guaraní la palabra mbchi que significa asado, cosido. Si le anteponemos la partícula y, que como hemos visto significa agua y también licor, tendremos imbivhi licor, cocido, de que es posible que viniera ingui. El concepto de licor cocido corresponde muy bien al cocuy horneado, pues basta exprimirlo para obtener un gustoso liquido.
Probando Los nombres dados a esta planta en diferentes latitudes son cocuyo asi llamada por los Gayones, maguey, voz taina, en Haití; en México era metl; en Ecuador cabuyo, cabuyo negro, penco o chaguar; en el Perú chara, chuchao, pacpa, pinca, mara, voces quechuas, entre otras, además de maguey; en Bolivia q'ellu pangarita, en aymará y chunta p'ajra en quechua, también chucha y witica.

En Venezuela, la presencia del ágave se da en buena parte del territorio y los cronistas de Indias expresamente lo mencionan en las regiones nororientales del país pero su aprovechamiento para la elaboración de licores, a partir de la penca horneada y fermentada, se localiza en los Estados Lara y Falcón, principalmente en tierras ocupadas, desde 20.000 a . C., por ayamanes y sus descendientes actuales, siglo XXI, sin embargo de lo cual no se puede dejar de observar que en las fuentes históricas, la elaboración de bebidas a partir de las pencas horneadas del ágave, aparecen asociadas a otras informaciones relacionadas con los indios Cocuy, llamados desde el siglo XVI larense, gayones.

Lexico Ayaman segun Recopilacion de Ramon Querales publicadas en su libro GLOSARIO DE VOCES INDIGENAS Y ETNIAS PREEHISPANICAS DEL ESTADO LARA

Abuela, n. Bobò. Abuelo, n. Tatatum. Adios, n. m. ¡No job!. Agua, n. f. Ing, in, him, im. Ahora. Adv, t. Ñenye. Alegre, Adj. iuta-tughu. Algodon, n. m. Tupagpu, tupaepu, tupagpu. Almacigo, n. m. Augguis, dug-gushin. Almud, n. m. Boge. Amargo, Adj. A-yi. Amarillo, Adj. y.n. Shug. Anciana, Adj. y.n. Soi, Sum. Anciano, Adj. y. n. Tum. Andar, v. intr. y pron. Yeyestan. Apio, n.m. Arikasi, Arikashi. Araguato, Adj. y. n. Dug, dut, duj,duch, dus. Arco, n.m. Espihini, hispasiu, isppe, espevini, pensivi, pensiu, periusu, sihpa-shin. Ardita, n.f. buyeille, billuye, billuye, buyuye. Arepa, n.f. Pammy. Arriba. adv. Unia. Auyama, n. f. Hosch, jos, ysx, tas, taz.

Bachaco, n. m. Sako. Bailar, v.intr.y. tr. Hohi. Bañarse, v. Nabucuy, nabueny. Barba, n. f. Ayopugus, pougish. Batata, n.f. Bit, vi. Batea, n. f. Bata, batà. Bebe, n.m. Tscheg. Blanco, adj.y n.m. Puyo. Boca, n.f. Guspo, aguspo, siguega, aguipe, gip, siguegue. Bonito, adj. Koñir (i), conshire, cois, koñi, koñi, konchin. Botar, v.tr. Shispu. Brasa, n.f. brassara. Brazo, n.m.Apapuchan, papushan. Buenos dias, adj.n.m. Gue ub. Budare, n.m. Budare. Burro.n. Buruhu, buro, buhru, buco.

Caballo, n.m. Cabuyu, kaballus, kanballus, kamballus, cabaya. Cabello, n.m. Toggisash. Cabestro, n.m. Siai, tchika, sica. Cabeza, n.f. Istot, tog, ipo, togh, teghe. Cabra, n.f. Kambra. kabron, kambru, cabron. Cabrillas, n.f.pl. Bugu. Cabuya.n.f. Yah. Cachicamo, n.m. Dou, dok, doux, dot, doht, doo. Caer, v. intr. y. prom. Hini. Cafe, n. m. Kappe, cape, cache. Cama, n. f. Anu. Caminan, v. intr. Ñugun. Camino. n.m. Sap. Camisa, n. f. Bussaron, busharon. Canasto.n.m. Marara. Candela, n. f. Due, dueg, du, dus, dut, dug, idu, dugo, due. Cantar. adj.n. Shegigeh. Cara.n.f. Ki, Buki, pu. Caraota, n.f. Kunun, kou, nuñ, eskonun. Carato. n.m. Sui, sim. Cargar, v. tr. Tohi. Carne, n.f. Chuu. Casa, n.f. Gagap, jagap, tegappa, hagas, higas, gacap, tacapa, hillas, hiyas. Casamiento, n.m. Kasague. Catanejo, n.m. Yakra, sakra, yakra, yakras, llacrus. Cazar, v. tr. Hohoriñan. Cedro, n.m. Sehedru, cedru. Cejas, n. f. kiasihuau. Cerca, adv. l . y. t. Yaud. Cerebro, n.m. Ayau, pe. Cesina,n. Cesiva. Cielo, n.m. Iguet, inguet. Cielo claro, n.m. adv. Iñ, (i)-get. Cinco, adj.num. card. y. n. m. Man,-bogha, mambloque. Claro, adj. Iñ, (i) ñiña. Cocinar, v. tr. e. intr. Askañi-ñan. Cocuiza, n. f. Yuguo, yug-go. Cocuy, n. Ygushs-pam, lugu, yugus, yuupa, yuguspa, yugu, yubu. Cocuy horneado, n.m. Juguini. Columna vertebral, n.f. Ayosimbo. Collar, n. m. Ahui-u. Comer. v.intr. tr. Ñami, ñan, ñambis, ñambisi, ñanbise, nan. Conejo, n. Soux, sap, sop, shou, souch, sos, zou. Conuco, n,m. Ñianye, añaro, ñan, iñan, ñan, ñianje, guellame, Cortar, v. tr. Pashi, apasi. Correr, V. intr. Totoy. Cosecha, n. f. quiboc, kiboc. Cotiza, n. f. Senekoy,sipop, soy, sipip, coy. Cotoperiz, n. Ish bugga. Cotorra, n. f. Cora. Creciente, adj. ingdeuch. Cuatro. n. m. Baya, vayad. Cuchara, n. f. Dipigue, Dupeguega, di-peghe. Cuchillo, n. m. Pisiu, pissiu, pisiqui, sigui, pishui. Cuello, n. m. Apaxiguo, puesiu. Cuerda de arco. Shpashia,-yeman. Culebra, n. f. Jusji, huhi, juji, ugi. Culebra Cascabel, n. f. Ugitomña, jusji-taña, juji-tanña. Culebra Mapanare, n. f. Jusji,-morixes. Culebra Terciopelo, n. f. Jusji, tersese. Culebra Tigra, n. f. Jusji-bosin, juyi-bosi- juyi-boshi, hubi-bosin, ugi-bosin. Cunaguaro, n. m. Araoro, auro, rauro, auro, araoro. Cuñado, n. Pan.

Chara, n. f. Sara, shara. Chiguire, n. f. Corobobo. Chinchorro, n. m. Deta, dakta, detas, dotak, desta. Chivata, n. (Caraotas). Serarias, seraria.

Danta, n. f Ya-ye, yoyi, yalli, delerlli, llerlli. Dar, v.tr. Kashimo. Dato, (fruto del cardon). n.m. Ispo, ishpo. Dedo de la mano, n.m Amanite, amamite. Dia, n. m. Inguet, iquet, iñigat. Diablo, n.m. Diablu. Diente, n.m. Aguigam, kinam, king. Dios, n.m. Tañiñalle. Doler, n. intr. Siguiguini. Dolor de Cabeza, n.m. Alagsi-guipa. Dos, adj.num. Card.y.n. Atahuyud, auyuh, ahuyud.

Ebrio, adj.y.n. Gusello, guselli. El, pron.pers,m.de 3ª persona. Iñoho. Enparrandado, n.m. Gerbe. Enfermo, adj.y.n. Yusiman. Escardilla, n.m. Aara, ashasha, asara, satalecer. Escroto, n.m. Agiguegan, kiguegan. Espalda, n.f. Aynna. Ezpinazo, n.m. Ayoguicin, yoguishibo, poguiciu, ayoguiciu. Estomago, n.m. Ayu. Estrella, n.f. Sogot. Evacuar, v.tr. Aing-man.

Feo, adj. Sesepie, sese. Fibra de cocuy. Dispopo. Flaco, adj. Pra. Flauta, n,f. Tura. Flecha, n.f. Shpepeh, ispepe, pespes, ispepe, ipespee, respes, pespei. Fogon,n.m. Shug. Frio, adj. Testes, tivini, tachat, tatat, testestivini.

Gallina, n.f. Digaro, degaro. Gallo,n.m. Digaro, diguero, digoro. Gato, n. Mis. Gavilan,n.m. Tuhues, gue, hue, yuhue. Gente, n.m. Illit, illil. Grande,adj. Deu. Guacharaca, n.m. Adtogo, laostogo, gurtogo, at-togo, atogo, gotrogo, octrogo, dotroyo, gatrogo. Guache, n.m. Towa, fowa. Guaje, adj y n.m.y f, Suita, kui-ta. Guarije, Ariji. Guate. Kusharo, guaharo. Guazabara, Guasabara, guasabana.

Hacer,v,tr. No. Hacha, n.f. Kamra, kamara, kamnra, kamera, camana. Hallaca de maiz,n.f. Tamare. Hermana,n. Asushui. Hermano,n. Yolle, ayeush. Hervido,n.m. Saruri. Hico,n.m. Hicu. Hijo,n. Eumi, auno. Hilo, n.m. Digh. Hombre,n.m. Yus, yuza, yush, iyit, ilus. Hombre blanco. Ogh-deu. Hombre negro, guña, yush-tendie. Hombres,n.m.pl. Illisiso, yisish-gchue, ilisisi. Hombre trabajador, Yus-capacai. Hormiga,n.m. Luduta.

Iguana,n.f. Jax, hach, has. Intestino, adj. Apoo. Ir, v. Angui. Invierno,n.m. Cat.

Jabillo,n.m. Groste. Joven,Adj.y n. m. y f. Pagogus, pagop, pagopsis.

Labranza, n.f. Conuco. Lagartijo,n.m. Ded. Lagarto,n.m. Eyapia. Lapa,n.f. Aragua, Araua. Lavar, v.tr.y prom. Ase-poi. Leche,n.f. Lesi. Lechoza, n.f. Araka; saraka. Lejos, adv.f.y t. Kag-ha, asga. Lengua,n.f. Aguiga, kui. Leña,n.f. Sisp. sip. Leña de cardon, Divive. Leon,n. Bosin-sug, bosin-siguimi, vezinsu, bosinsu, bosin-sut, bosin-siguerut, arooro-boshin, bosin-su. Loro,n.m. Arasig, urasigh. Luna,n.f. Yu, yi-i, yio, yi, llevi. Lunes,n.m. Yi, llevi. Llevar,v.tr. Eyevea. Llorar,v.intr.y tr. Ya-yi. Lluvia, n.f. Geui, govi.

Machete, n.m. Masep, maset, macaet, macete, masete. Madre, n.f. Mama, manva, mama. Maduro, adj. Yoh. Maiz,n.m. Dosh, dos, dox, dosivot. Maiz pequeño, Purkate. Malo, adj. Im (i)na-shi. Mamon, adj y n. Supoho, shub, supuho. Mano, n.f. Amant, aman, iman, man. Manos, n.f.pl. House. Mañana, n.f. Simunije, sizuye, simunye. Mañoso, adj. Ijura. Mapurite, n.m. ahareu, arok, are-u. Maraca, n.m. Buyi. Marido, n.m. Ayoman. Marrano o puerco domestico, n.m. mohin, mohoins, monduo, deguo, moñe, maño, moy, moi, moipilinguo, moi pitiguabosi, mone. Matacan, n.m. sueld, suelde, sebe. Matar, v.tr y prom. Ayui. Matrimonio o casamiento,n.m. Kasague. Mazamorra, n.f. Diqueye, digueye, diguegue, dipuche. Medico, adj. Gasga. Miel, n.f. Hiche. Moler, v.tr. Haki. Mono, n. Chue, du, chuko. Morder, v.tr. Krachi. Morral, n.m. Abasshi. Morrocoy, n.m. Añamuri, namuri, ñamuri. Muchacha, n.m. Kob-pa. Muchacho, adj y n. Pagho,gogus, pagos, pagogsi. Mucho, adj. y prom. indef. Shumap. Muerte, n.f. Kusine, kushini, kushi. Mujer, n.f. Sempa, sanha, susegame, senha, asiepuk, siepue, siepuk. Mujeres, n.f.pl. Siepuc. Mula,n.f. Mura. Mulo, n. Muro. Muslo, n.m. Ajajan, hahan.

Nada, pron.indef. Neu. Nalga, n.f. yauhan. Naranja, n.f Maranza. Nariz, n.f. Kingan, aquingans, eguin, kuin, kin. Negro, adj. yn.m. Tem. No, adv. No-u. Noche, n.f. Sichpui. Nuca,n.f. Tustus. Nuevo,adj. Bohuet.

Ocumo,n.m. Kumus, kumu. Ojo,n.m. ñan, auman, a-uñan. Olla, n.f.Pi-guio, pigro, piguo, pigro. Ordeñador, adj. y n. Epigue, epigue. Oreja, n.f. Teeg, ateeg-siguega. Orinar,v.intr. Apig apuepu, pui. Oripopo o Catanejo, Yakra, sakra, yakra, yakras, llacrus. Oscuro, adj. Chispui. Oso,n.m. Behoy. Oso hormiguero, n.m. Arihi, ariji. Guarije. Oso palmero,n.m. Bosis, bohi, bohois. Oveja,n.f. vesa. Ovillo de hilo,n.m. Di.

Padre, n.m. Tata, tete, etete, estete, tete. Paloma turca,n.f. tbjos. Pan, n.m. kuskaka. Papa, n.f. Jotola. Paraulata, n.f. Kokri-koeri. Pasado mañana, Au-giye. Pato, n.m. Chir. Pauji, n. Suhunhi, sinhio, sui, shuui. Pava, n.m. Chiri. Patata, n.f. Navi. Pecho, n.m. Nabahemi, na-baeni. Pecho (mama o teta) Inhunhan, hunhan. Pedir, v.tr.Simiho. Peine, n.m. Kuixiso, kisish-kicsibo. Peleador, adj.y n. Namu-sesepie. Pelo, n.m. Ibu, Ibus. Pelota de Masa de maiz, Jata. Pene, n.m. Apig yopig, yespigi, pig, piguisa, pigue. Perro, n. Peru, Peeru. Pestañas, n.f.pl. quieba. Pescado, adj. Ban, baud. Pez, n.m. Bam. Picure, n.m. Acuri. Pie, n.m. Acenhan, ngan, sangan segue, segue, sengan. Piedra, n.f. Dos, dox, doc, dos. Piedra de moler, Dokgo, doos, dog, dogo-dos, de, dox, dos. Pierna, n.f. Hizganipipan, asagan, senan, ipispan, sahan-ipip, asyampupo. Pilonn.m. Mosheto, Mosheta. Pintura ritual, n.f. bariki. Pira,n.f. quecnon, queenon, quen, quenon perdigue. Platano, n.m. Pratan, paratan. Poco, adj, y pron. indef. Gu-tain. Pueblo, n.m. Tereye, terelle, fruye. Puerco de monte, n y adj. Monduj, Monduo, deguo, moñe, maño, moy, moi, moinpilinguo, moi, pitiguabosi, mone. Puerco grande, Monchuo doguo. Puerco Espin, n.m. Zue.

Quebrada, n.f. Sat. Quebrada Arriba, Sapunia. Quinchoncho, n.m. biruis, priuri.

Rabipelado,n.m. Arrabe-cheino. Raton,n.m. Digupe, gruspe. Reir, v.intr. y pron. She- hehi. Relampago, n.m. Sekuni, sekuni. Remillon o totuma, Kururu, kurunu, cururu, cururi, kub. Rey Zamuro, Ñuhumontay, ñomon, nuhumontoy. Rio, adj, y n. Etien. Rio Grande, n.f. Entien min. Rodilla. Ataschan, atokse, tosian, tashan, alashan. Rojo, adj. y n. m. Kore.

Sabroso, adj. Yugus-pan. Sal, n.f. Tumañe, tumane, yimay. Sano, adj.y n. Ijurate. Sed, adj. y n. Nabaeni. Si, adv. afirm. Aña. Sibucara, n. f. Shu-pua, supera. Sol, n. m.Yuau, iñ. Solo, adj. Ingueu-pe. Sombrero, n.m. Sastaga, sastega, setaga, sois. Suelo, n.m. Dofe. Suplica, n.f. Upiyue.

Tabaco, n.m. Shoh, sohi, soo. Tapara, n.f. kule, ku, kub, kugh, kule, cu. Taparas, pl. Aguigeguan. Tengo, v.tr. nabucuy, nabuay. Teta de mujer, n.f. Inhunhan, hunhan. Tierras, n.f.pl. Guedap, dep. Tigre, n. boshin, bosin, boosin-sugo, boshi-shacha, bosin-dut, vasim, bocin-sugo, bosin-san. Tinaja, n.f. bata, bata. Tinaja grande, n.f. Barache. Tio, n. Etiu, eliu. Totumita, n. dim. Kabobo, kibobo. Trabajador, adj. Kakkai. Tres, adj. num. cardin y n. m. Magana, mongaña, magume. Trueno, n. m. Truruoni, truruoru, tororoi. Tu, pron. pers. Moh. Tuatua, n.f. Sibidigua.

Uno,adj. num. Boque. Uña, n.f. pakase, paka, pa-ka.

Vagina, n.f. turibusis. Valiente, adj. y n. m. y f. Iu- yush. Vaquiro, n.f. Moñdu, mondus. Veinte, adj. num. cardin. y n. m. Titate. Venado, n. m. Aqui, aquid, aquid, qnguiye, jaquio, haguio, gi, agui, aguid. Vera, n. f. Kuzkute, sh-cut. Verara para flecha, n. m. Duara. Verde, adj. y n. m. Gotegot, at-gogh. Vestir, v. tr. y pron. arestiapo. Vestirse, v. pron. agubitiegue. Viento, n. m. Ested, esleite, eslegte, Vientre, n.m. Apox, ipo,, pompo, poh, pompo. Vulva, n. f. Bagusimijo, busi, turibe.

Yo, pron. pers. Oh. Yuca, n. f. Autuga, tuon, tonhondo, togon, tenhon, jogon, yorgon. comhon, hogon.

Zamuro, n. m. Samor, chamor. Zorro, adj. y m. Mohori, mahari.

Este vocabulario esta incompleto y pronto escribiremos lo que falta. (en estos vocablos estan omitidos los acentos)

Otras recopilaciones

Bienvenidos.- Bapuri

Almud. BOGE.
Posible es que esta palabra se formase después de la conquista española, aunque es posible mas bien que existiera ya en el dialecto ayaman en el sentido de vasija o recipiente general, concretándose después de la conquista al recipiente que sirve para la medida de áridos, almud. En efecto, nos parece que bogue, proviene de la palabra guaraní, po, que significa lo contenido en alguna cosa, lo que llena algo. No es extraño que de la idea de la cosa contenida se pasase a significar la cosa continente con la misma palabra.

Baile.- PRARARÀ.-

Es incuestionable la voz guaraní parara cuyo significado propio es ruido, bullicio, pero que sin duda significaría también fiesta por extensión (¿parranda?).

Baile de Tura.- ESTERCUYE:-

El baile de la tura es una festividad indígena que celebran en los municipios Federación del Estado Falcón y Urdaneta del Estado Lara, los Jiraharas y los Ayamanes respectivamente. La palabra estercuye diremos que la única palabra análoga en los idiomas suramericanos con que se le encuentra parecido es yeroqui que significa baile en guaraní.

Barba.- USTENAGUE.

Parece voz caribe, derivada de las que en dialectos de esta familia designan el pelo, a saber ihpot en guayano, iyote en maquiritare, hipt en chaima, de las cuales también sin duda se derivaron los vocablos chopot o totpoz y yetpoz empleados respectivamente en chaima y cumanagoto para nombrar en especial las barbas.

Boca.- AQUIPS; SIGUEGUA.

Boca es quihica en chibcha, muta y mutar y otras formas análogas en los dialectos caribes: jurub en los dialectos tupís. Así pues ninguna analogía hemos hallado a la palabra ayaman con que significan la boca en los diferentes idiomas americanos.
Observaremos desde luego que tanto aquips como siguegua son particularmente las que se hallan en otras palabras ayamanes denominativas de partes del cuerpo.
También insinuamos que aquips es cosa floja o mojada, en guaraní. Si damos por sentado que aquips, siguegua se derivan de raíz tupí, podría tener aplicación el significado guaraní de aquíps respecto de la boca y lo mismo respecto de los nombres ayamanes de otras partes del cuerpo en que se halla la misma partícula (en las formas aquips y aquí) y después examinaremos, pero la encontraremos también en “aquíps nosñuan” que significa uñas y en la cual no se ve como aplicarle la idea de cosa floja o mojada. Por tanto preferimos dejar como desconocida la derivación de aquips-siguegua.

Brazo. Spapuahan.
Hallamos en este vocablo la radical apo que en esta forma, y también en la de apue se encuentran en las palabras caribes que designan la misma parte del cuerpo como son yapore en apalaì, yapuer en chaima, y cumanagoto, y apuere en guayano.

La palabra Cabeza se conocía con estas palabras. Atesg. Siguegà. Y también Adteguì. Siguegauni.
Creo que estas son las mismas palabras que los investigadores de la época las confundían en el sonido y eran escritas de diferente forma.

Cachicamo. Dok o Dou.
Este vocablo tiene mucha analogía con silaba final de la palabra tatù o tatò con la cual se designa este animal en guaranì y otros dialectos tupís kok resultaría así ser una contracción del termino tupí.

Candela. Dueg o duc. Fuego,- DTUB.

En los dialectos tupís es ATÀ la raíz común de las palabras que designan el fuego. No es, pues de ese origen el vocablo que examinamos. Nos parece más bien derivarse del caribe.
En efecto, aunque en los dialectos de esta ultima familia la raíz de fuego es poto o apoto, que en apariencia no tiene analogía con duc, resulta examinando detenidamente el punto que de apoto se forman uato (en carinaco), uate (en bonaris), apon (en arecuna), es de creer que puede haber existido la también la forma uaduk, contraída después en el termino duk o dug que examinamos.

Carne, CHUÙ.- Indudablemente es voz de origen tupí, derivada de la raíz co, de la cual han procedido soo, animal carne, en guaranì y en la general del brasil y suhù, cuerpo en omagua.

Agua. GAGAP.- creemos que la primera forma de este vocablo debió ser gogap. En tal suposición es evidente que viene de las raíces tupís oka, de la cuales han derivado las palabras soka, tog y otras análogas que en los dialectos de esta familia significan casa.

Casamiento. KASAGUÈ.- vocablo de etimología desconocida.

Carato. SUÌ.- Probablemente viene del tupí caqui o cahoy que significa chicha, pue aunque es verdad que carato no es propiamente sino bebida hecha con masa de maíz, papelón y agua, según dicen los estudiosos de la materia, siempre resulta la chicha y el carato bebidas semejantes por ser el maíz su base común.

Cerro muy grande. POK DIU. Parece vos caribe. Pok se asemeja a ipui, epue, uebo y otras palabras análogas que significan montaña en los dialectos caribes.

Cielo. INGUET:- También inguet es día en ayaman.
Resulta esta palabra con cierta analogía con algunos vocablos tupie que designan al cielo y las nubes, a saber: iwae, iwate, en oyampi; iwage en emerillon. Ninguna analogía con el caribe capo ni con las palabras que significan lo mismo en los otros idiomas suramericanos.

Ciempiés. SIYOP.- Tiene analogía en la palabra que designa el mismo insecto en uno de los dialectos caribes: en tamanaco, cherepe, formas intermedias pueden haber sido cherep y siyeb.

Cinco. MANBLAQUE. El numeral cinco es yrundi, hac nirui en guaraní, hisca en chibcha, pichca en quechua, jarare en goajiro, abba tek kabe en arhuaco, reptar en cumanagoto, rumoso en betoye. Ninguna analogía resulta entre estas palabras y mamblaque que examinamos. Queda pues, como de incógnita etimológica.

Columna Vertebral, espinazo. AYOQUIQUE.- Probablemente tiene relación con atucupè cag que significa lo mismo en guaraní.

Cocuy horneado. INGUÌ.-
INGUÌ.-Probablemente es de origen tupí. Tenemos efectivamente en guaraní la palabra mbchi que significa asado, cosido. Si le anteponemos la partícula y, que como hemos visto significa agua y también licor, tendremos imbivhi licor, cocido, de que es posible que viniera ingui. El concepto de licor cocido corresponde muy bien al cocuy horneado, pues basta exprimirlo para obtener un gustoso liquido

Lefarias o brevas. Caduchi.- Fruto del Cardon

Datos. Datos.-

Mazorca de maíz pasmado por falta de lluvia. Purkate.-

Cuchara. Dipque. Dipiguè.- de etimología desconocida.

Conuco. Ñianye. Añaro.- En los dialectos latinoamericanos cuyos vocabularios hemos podido consultar, apenas hallamos a ñianye, añaro una vaga semejanza con el vocablo guaraní ñun que significa campo. Sin embargo, como la palabra que propiamente designa labranza o conuco en guaraní es cog preferimos dejar el termino que examinamos como de etimología desconocida.

Comer. Nan.- etimología desconocida.

Cocer el pan. Essuè. Epù. Epà.- La voz epà parece de origen caribe por que quizás es contracción de la conocida arepa o trepa de los dialectos de esta familia, en otros pan, en varios, maíz y en dos de ellos casabe. Lo que más o menos viene a significar alimento en general.

Cosecha. Quiboc.- Lo que sabemos de este vocablo es que origino la palabra Quibor.

Cuatro (4). Vallad.- no se le encontró ninguna analogía con los dialectos suramericanos.

Cuchillo. Pisiù.- parece de origen tupí, pues muestra gran analogía con el guaraní kise que significa también cuchillo.

Culebra mapanare. Tub Bosin o Ugi Bosin.-

Culebra cascabel. Tub Taumi.

Culebra Tigra. Tub Mon.
Comenzaremos por resaltar la analogía de tub y ugi insinuando que pueden haber sido formas intermedias de tubi y tugi.

Es evidente la derivación caribe del vocablo ayaman que examinamos pues en los dialectos de aquella familia se encuentran significando serpiente las palabras que siguen, que como se ve son marcadamente afines: ekey y agui en chaima, ocoye en guayano, occoui en galibi, agua en bakairi.

Chacharo. Mouduj.- De etimologia desconocida.

Chinchorro. Dotak o Detà.- Es sin duda voz de origen caribe por su evidente analogía con las palabras que designan lo mismo en varios dialectos de esa familia, como son uyetuat en chaima, atuato en aparai, etat en guayano, aetà en bakarì, autah en macusi, etc.

Mujer. Sena.

Sol. Yuan.

La Toponimia de la lengua Ayaman nos demuestra por otra via la tierra que poblaron los Ayamanes. En censo que hizo Renato Aglagiate en Lara y Falcon, tenemos los siguientes:

1) Del sur del Estado Falcon: Bocoy o Bobay, vecindario de Churuguara; Capria, quebrada y hato del sur de Santa Cruz de Bucaral; Curucucuy, lugar al sur de Santa Cruz de Bucaral; Maguay, quebrada y caserio al este de Pecaya; Arayca, de la Parroquia Agua Larga; Nafia, Caserio cercano al caserio Juan Gil perteneciente a la Parroquia Agua Larga; Nafia, cerro al noreste de Churuguara; Orotoy, sirtio de Pecaya; Paraguay, hacienda al este de Santa Cruz de Bucaral; Paraguay, lugar en el Municipio Mauroa; Paraparoy, rio afluente del Tocuyo Medio, sur de Santa Cruz de Bucaral; Parapoy, lugar en la Parroquia Maparari; Paray, caserio al norte de Santa Cruz de Bucaral; Parusia, caserio cerca de Churuguara; Poblacion y rio del Municipio sucre, Estado Falcon; Peracay, quebrada al oeste de Pecaya; Poropoy, Aldea del Municipio Federacion; Sororoy, cerro al oeste de Pecaya; Suruy, Caserio al oeste de Churuguara; Tamai, posible nombre indigena del rio Pedregal; Tapacuy, lugar cerca de Maparari; Taparuy, caserio a orillas del rio Pecaya; Toroy, caserio en Pecaya.

2) Del norte del Estado Lara: a) en el Municipio Urdaneta: Bariquia, quebrada y lugar al este de Siquisique; Bocoy, quebrada y lugar al norte de SIquisique; Camimuye, caserio en la Parroquia San Miguel, Municipio Urdaneta; Copaya, rio al suroeste y caserio al oeste de Siquisique; Copaya, quebrada al este de Moroturo; Cuerille, caserio del Municipio Urdaneta; Pararille, en los limites con Churuguara; Maroroy, sitio cerca de Macuere en la parroquia Siquisique; Espinuy, quebrada al sur de Siquisique; Fruye, nombre antiguo de Siquisique; Guamuy, quebrada y caserio del Municipio Urdaneta; Lipuye, quebrada de la Parroquia San Miguel; Lipuye, caserio de Moroturo; Orocalle, caserio y vecindario de Aguada Grande, Arapanu, Municipio Urdaneta; Orogia, sitio del Municipio Urdaneta; Oroguelle, caserio al oeste de Aguada Grande; Paraguay, quebrada y sitio al noreste de Santa Ines Municipio Urdaneta; La Siyoya, loma al sur de Siquisique; Tupey, cerro al oeste de Baragua; Topeyes, caserio al noroeste de Siquisique; La Turiquia, caserio de la Parroquia San Miguel; en el Municipio torres: b) Bajay, quebrada al norte de Rio Tocuyo; Camay, lugar y quebrada al noroeste de Rio Tocuyo; Camay, caserio al noroeste de Carora; El Cegay, caserio al norte de Aregue; Collar, quebrada al norte de Carora; Mabuy y/o Mabuye, quebrada al sureste de San Pablo, Municipio Torres; Paraguay, quebrada al suroeste de San Francisco, Municipio Torres; Urujuy; quebrada al norte de Carora; y, c) en el Municipio iribarren: Foroy, lugar al norte de Barquisimeto; Mabuy y/o Mabuye, lugar cerca de Barquisimeto; Toroy, caserio y zanjon al norte de Barquisimeto, noroeste de Tamaca.

Ademas de los sitios arriba mencionados existen otros como: Siduche, Espuguy, Momaye, Mesmerille, Irille, Tunere, Tururucu, Atarigua, Araju, Taparoy, Arayca, y otros nombres que estamos investigando que posiblemente pertenescan al legado linguistico de la Etnia Ayaman.

La Etnia Ayaman fue reconocida durante el gobierno colonial, como propietaria de todos los territorios que ocupaba para ese momento, mediante una Real Cedula que fue emitida por una institucion que existia en la epoca llamada Resguardo Indigena.

Segun escribe Alfredo Jhan, en su obra Los Aborigenes del Occidente de Venezuela, (1973, II, p58) "Segun informes que obtuvimos de Manuel Sira, de San Miguel, existe una Real Cedula, expedida en agosto de 1720, la cual concedia a los indios Ayamanes la propiedad de las tierras bajo los siguientes linderos: al norte hasta Mapiare (Actual territorio de Agua Larga), al sur hasta Matatere, al este hasta el cerro del pisal (debe ser el Pisaje), y al Oeste hasta Siquisique".

El 26 de enero de 1914, en la gaceta Oficial del Estado Lara se publico una comunicacion del Ministerio de fomento firmada por su titular, el escritor Pedro Emilio Coll, reconociendo la pertenencia de las tierras ayaman, fijando sus linderos y ordenando que los derechos de la comunidad de indios de San Miguel de los Ayamanes sea protegido por las autoridades contra cualquier despojo que se pretenda contra ellos.

Por una comunicacion fechada el 12 de enero de 1912 del Ministro de Fomento Emilio Coll, al intendente de Tierras Baldias y Bosques del Estado Lara, es que se conoce el documento de la Real Cedula expedido por El Resguardo Indigena en la epoca de la Colonia, y dice asi: "se ha recibido su atenta comunicacion fechada en esta capital a 10 de los corrientes y tambien el Titulo de propiedad de los terrenos pertenecientes a la Comunidad de Indigenas de San Miguel de Ayamanes presentado por Ud. ad efectum vivendi, que se devuelva.
Examinando cuidadosamente en este despacho el Titulo en referencia, se encuentra que en el han sido llenadas todas las formalidades que previenen las leyes, por lo que, el documento mencionado acredita efectivamente, las pertenecias de la comunidad, comprendido bajo sus primitivos linderos expresados en la forma siguiente: Confronta por el Oriente con el Curato de Duaca, jurisdiccion de Barquisimeto, y hasta su lindero divisorio que llaman el Pisaje que es una quebrada, hay 17 leguas, en las cuales a distancia de doce desde este pueblo esta el valle de Moroturo habitacion de españoles; por el Poniente confronta con Siquisique y hasta el lindero que es la Cruz de la legua de los indios hay una legua, y hasta la otra Cruz, de la legua de Siquisique median seis leguas de tierra realenga; por el Norte de Mapiare, jurisdiccion de Coro (actual Agua Larga) distante como quince leguas y hasta el lindero de los indios una, por no haber habitantes fuera de ella hacia esa parte; por el Mediodia con la Mision de Bobare jurisdiccion de Barquisimeto a que habra quince leguas y su lindero la cruz de los indios, por no haber adelante otros habitantes ni estar marcadas las juridicciones".

"Por tanto esta intendencia, en cumplimiento de sus atribuciones, debe tratar de que no sean lesionados los derechos de la expresada Comunidad, en lo que se refiere a acusaciones de baldios que invaden sus linderos; procurando establecer a la vez, por parte de los habitantes y condueños del referido pueblo de "San Miguel", el debido respeto para los que hasta la fecha hayan sido otorgadas por este ministerio. Dios y Federacion, Pedro Emilio Coll.
Sobre hacer valer estos derechos, tenemos conocimiento de que los amigos de Araica pertenecientes a la Parroquia Agua Larga del Estado Falcon, los han hecho cumplir y debido a esto se han protejidos ante el Estado y otros, que los han querido despojar.

DOCUMENTO PUBLICADO POR LA UNIDAD DEL CRONISTA MUNICIPAL DE BARQUISIMETO SOBRE LA COMARCA COMUNAL AYAMAN EN FECHA 19/02/2007  

Según Manuel Pérez Vila (Diccionario de Historia de Venezuela, 2da. edición) el resguardo es el nombre que en el siglo XIX se le dio a las tierras indígenas de propiedad colectiva o comunal, los cuales desde la Constitución de 1811 la República dispuso extinguir, dictando instrumentos legales para repartir en parcelas individuales entregadas a cada uno de sus ocupantes.

" La Ley del Congreso Nacional de 24 de mayo de 1822 (refrendado el 2 de junio por el presidente Antonio Guzmán Blanco, reconoce que las leyes de 1821 (Gran Colombiana), de 1836 y 1838 (venezolana) sobre repartición de resguardos, así como otra ley venezolana del 1° de mayo de 1841 (sobre «reducción y civilización de indígenas`) han resultado infructuosas. Por consiguiente, Guzmán Blanco declara extinguido los «antiguos resguardos indígenas`, e insubsistentes todos «los privilegios y exenciones` que «las Leyes de Indias` del período colonial habían establecido a favor de los indígenas. Se deroga las leyes anteriores y se declara fenecida la facultad que la Ley de 1838 había concedido a los resguardos indígenas de repartir las tierras de los mismos entre los miembros de la comunidad; se reconoce la propiedad individual en los casos en que el reparto había sido llevado a cabo pero queda prohibido realizar nuevos repartos. Desaparecen oficialmente la categoría y el status de indio en toda la república menos en los territorios Amazonas, Alto Orinoco y la Guajira.. .".

Otras leyes nacionales, de 1882, 1884 y 1889 reforman esta ley disponiendo la última "...que las comunidades (indígenas) continúen en posesión de sus resguardos y se les autoriza para practicar la mensura y partición de los terrenos...".

Este proceso de reparto fue lento y todavía a mediados del siglo XX existían tierras comunales en varias parte del país pero importante es que en ellas se establecía que "...mientras no se verificase la repartición de las tierras se mantendría en cada resguardo el pequeño Cabildo establecido por las leyes españolas..." lo que daba a estas comunidades una cierta autonomía política para resolver problemas internos aunque ellos, como ciudadanos venezolanos, estaban sujetos a las leyes del país.

Sin incluir ninguno de los territorios ayamán del Estado Falcón porque los mismos están comprendidos en el de San Miguel, los Resguardos de Indios Ayamán, son los siguientes.

1. San Miguel de los Ayamanes.

Por una comunicación del Ministro de Fomento al Intendente de Tierras Baldías y Bosques del estado Lara, conocemos lo que, desde antiguo se le reconoció al pueblo ayamán, como su Resguardo de Tierras. En dicha comunicación, del 12 de enero de 1914, firmada por el Ministro el Don Pedro Emilio Coll, se dice:

"Examinado cuidadosamente en este Despacho el Título en referencia, se encuentra que en él han sido llenadas todas las formalidades que previenen las leyes, por lo que, el documento mencionado acredita efectivamente, las pertenencias de la comunidad...".

Y a continuación señala los límites de este Resguardo ayamán.

Este curato de Duaca; Oeste, con Siquisique; por el Norte con Mapiare en la jurisdicción de Coro; Sur, Misión de Bobare.

2. San Juan Bautista de Duaca.

El 12 de marzo de 1890 se practicó un alinderamiento del Resguardo de esta localidad que en documento oficial se contiene así:

"Por el Este: con la cerranía (sic) de los Chipas propiedad de Anselmo Alcalá, con la cerranía (sic) de Aroa, con la posesión de "Licua" perteneciente a Marcos Ledesma y en parte con terrenos baldíos divididos en línea recta de Este a Oeste por la altura o meseta del cerro del Purgatorio inmediato a la quebrada de los Chucos tributaria de la Tavana ; Por el Oeste, con terrenos baldíos divididos en línea recta de Sur a Norte por el paso de la quebrada de Tacarigua en el camino de Duaca para Barquisimeto y por un botalón fijado en la misma dirección de Sur a Norte, con exclusión de una y media fanegada de terreno que posee Matías Martínez al Este de dicha quebrada; y por el Sur: en partes con la posesión de Naranjito propiedad de Manuel Andrade y en parte con la posesión de Nonavana dividido en línea recta de Este a Oeste por el lindero Norte de dicha posesión de Nonavana. (Registro Principal del Estado Lara, 1890, II tomo, folio 190, doc. Nro. 191).

3. Santiago de Río Tocuyo.

Lamentablemente no hemos localizado documento alguno que indique sus dimensiones pero es seguro, por documentos de venta que dicho Resguardo lindaba al Norte, con la serranía de Guamuy, banda izquierda del Río Tocuyo en el actual Municipio Urdaneta, y al Sur, con la quebrada Las Guardias, a inmediaciones de Arenales, en el Municipio Torres. No conocemos sus límites al Este aunque pudieron ser los que lo separaban del Resguardo de San Miguel de los Ayamanes, ni los del Oeste de los cuales carecemos de toda referencia.

Los ayamanes fueron dueños por tradición ancestral y por las leyes españolas del territorio que ocupaban en el siglo XVI y hasta el siglo XX los territorios pertenecientes ahora a los municipios falconianos Democracia, Sucre, parte Sur y todo el Municipio Federación y Sucre; en el Estado Lara, todo el Municipio Urdaneta y la parte norte de los Municipios Torres, Iribarren y Crespo.
Demarcar este territorio y entregarlo en propiedad a quienes allí habitan y descienden de la etnia ayamán es lo que estamos proponiendo al Gobierno Nacional y al Ministerio del ramo para constituir en este territorio la Comarca o Región Comunal Ayamán en la cual se construya, sobre la base de la cultura de ese legendario pueblo, una sociedad del siglo XXI, acomodada a formas de vida, trabajo, educación, modus vivendi, lengua, festejos, economía, ocio y recreación, de felicidad, justicia y bienestar.

ESCRITO PUBLICADO POR RAMÓN QUERALES EN FECHA INDEFINIDA QUE NO TENEMOS EN ARCHIVO

Cuando el estudio de un tema, una parcela del conocimiento humano, se asume con criterio riguroso y honestidad intelectual, cuando las incursiones en las fuentes se llevan a cabo con métodos y consecuencia, cuando los asuntos propuestos se abordan no por el mero afán de presumir de conocedor sino para llegar al fondo de los hechos que sustentan las fuentes más confiables, entonces los resultados que se obtienen, tienen la validez temporal que nuevos conocimientos, nuevas fuentes, aporten a nuevas conclusiones.

Y si el intento se hace en el marco de la máxima ética profesional, entonces nada puede invocarse para no asumir nuevos resultados por adversos que sean a los obtenidos con anterioridad.

El conocimiento, vale recordarlo, no se da de una vez y para siempre y si así fuera, nada habría avanzado el hombre en su aprehensión de la naturaleza y sus fenómenos.

En 1995 publiqué, en la primera entrega de (Re)Visión: Apuntes para la historia del Municipio Iribarren, que no casualmente califiqué de meros apuntes, lo que titulé con la prudencia debida "Bosquejo histórico de Bobare" para lo cual me valí de diversas fuentes bibliográficas y hemerográficas, entre otros autores, de Pbro. Renzo Begni, Nicolás de Federmann, Ambrosio Perera, Telasco A. Mac Pherson, Eligio Macías Mujica, F.M. Hurtado, Alfredo Jahn, Pbro, Rivero Reyes, Obispo Mariano Martí, Luis Alfredo Gil, Guía General de Venezuela, de Benett, Marco Aurelio Vilas, materiales de carácter legal y un informe particular sobre arcillas aluminicas elaborado por la Cía. Explotación Minera Esrovic C.A.

Formé así un material de un poco más de treinta páginas que no es sino un apretado resumen, un bosquejo histórico, sobre Bobare en el cual mis aportes es en verdad el de simple ordenador de las informaciones extraídas de las fuentes consultadas.

Por supuesto que al basar este trabajo en dichas fuentes asumo responsablemente los errores que en ellas se contengan pues, con mi aval, colaboré en su propagación.

Uno de esos errores fue aceptar sin objeción ninguna que el vocabulario publicado por el padre Rivero Rojas, en sus "Anotaciones Históricas de Bobare", publicados en "El Impulso" en 1937, pertenecían a la lengua Gayón. Mucha investigación, varios años y no poco trabajo me llevó para averiguar que este léxico del padre Rivero era tan ayamán como el reunido por otras personas en San Miguel de los Ayamanes y en Siquisique.

Rectifico ahora y ya está concluido un libro completo dedicado al tema en el cual muestro cómo tres vocabularios que los especialistas daban como de tres lugares diferentes (ayaman, gayón, jirajara) pertenecen a una sola, la ayaman, cosa que en el espacio de este artículo es imposible desarrollar.

Otra cuestión que me interesa aclarar de "mi Bosquejo sobre Bobare" es lo relacionado con sus pobladores originales.

En el "Bosquejo", plegado a lo tradicionalmente establecido por los historiadores, acepté que Nicolás Federmann en 1530 pasó por Bobare, tierra habitada por indios gayones.

Mis propias investigaciones, realizadas posteriormente, me hicieron comprender que Federmann mantuvo una ruta hacia el Sur lejos de Matatere y Bobare pues vino a lo largo del Río Tocuyo por lo cual anduvo durante cuatro días hasta la altura de Atarigua desde donde derivó al Este hacia Guadalupe y de ahí, nuevamente orientado al Sur, hacia Quíbor y Cuara (Coary escribe Federmann) pueblo ajagua, vecino de los caquetíos del Valle del Turbio al cual llegó por San Miguel y Buenavista.

Al aceptar el paso de Federmann por Bobare se acepta erróneamente que sus habitantes aborígenes eran gayones pues es lo que más se acerca a la lectura de la memoria del gobernador alemán, pero si correctamente vemos que su ruta fue por el río Tocuyo, la de que los habitantes de Bobare hayan sido gayones ya no es obligatoria y mucho menos tan necesaria.

Y se entiende claramente por qué las fuentes históricas hablan de que para fundar a Bobare, a finales de 1732 ó principios de 1733, se llevaron los indios gayones que antes habían servido para poblar el Apostolado de Algaride de donde se habían fugado como antes lo hicieron de Santa Rosa a donde fueron traídos del llano, de Santo Tomás de la Calera, en la Sabana de Auro en Araure, en 1673.

Por cierto, Santo Tomás de la Calera, según Perera se fundó a finales de 1619 o principios de 1620 y hasta allí llevó el Capitán Bartolomé de Torrealba Almodóvar "una parcialidad de indios gayones que tenían más de veinte años retirados en la provincia de Guataquero, donde hacían comida a sus aliados, los jirajaras, que continuaban alzados en la Provincia de Nirgua".

Estos indios de Santo Tomás eran nativos de un lugar llamado Hibirigua que no hemos ubicado hasta ahora.

¿Para qué se iban a traer indios gayones de otros sitios para fundar a Bobare, si ese sitio habría estado poblado por indios gayones?

La respuesta es simple: la fundación de Bobare, en 1732, o, 1733, no se hizo con indios de ese lugar, sino que hasta allí se llevaron, se redujeron, se "progromizaron", los gayones que habían sido traídos de los llanos para fundar Santa Rosa y que fugados se recogieron para fundar Algaride de donde igualmente se fugaron y finalmente, se trajeron a Bobare, donde con un mejor trato por parte de los misioneros o con mayor vigilancia armada finalmente permanecieron, formaron familias, tuvieron hijos y dejaron descendientes que son muchos de quienes lo pueblan modernamente.

Pero Bobare debió ser "tierra de nadie" entre los ayamanes que poblaban el norte larense y el sur falconiano; o territorio de influencia ayamán, hasta que la colonización española los despojó de dichas tierras para fundar a Bobare, como se ha repetido, a finales de 1732 o principios de 1733, según probanza documental del Dr. Ambrosio Perera.

Y para más certeza de esta conclusión de Perera, conviene leer y releer, poner en lugar destacado para información de quienes se interesan en la historia bobareña, un documento de 26 de mayo de 1733, citado por el recordado Pbro. Renzo Begni en un artículo suyo de El Impulso del 4 de septiembre de 1983.

Por este documento, el Obispo de Caracas, José Félix, aprueba "la demarcación del sitio de la Iglesia con la advocación y título de Nuestra Señora de Guadalupe..." y se autoriza al Lic. Diego de Ulacia, vicario de Barquisimeto, "para la fábrica y fundación de dicha iglesia".

Se establece claramente en este documento que gracias al Ayuntamiento barquisimetano y a la colaboración de este vicario se hizo "la reducción de los indios Gayones..." manifestando el obispo que "lo continúen en adelante con las veras necesarias a que se establezcan la población de dichos indios en felices progresos de su cristiandad..."

Algunas personas, sin fijar su atención en los tiempos históricos en los cuales se manifiestan determinados hechos, mezclan estos hechos en una suerte intemporal de lo que resultan conclusiones, afirmaciones, opiniones tan absolutamente incongruentes y absurdas que muy poco tienen que ver con la historia que la documentación existente puede sostener con mayor certeza.

Bibliografía; Esta es recopilación de muchos trabajos, entre los que destacan publicaciones del Poeta y Cronista del Municipio Iribarren Ramón Querales, y el Libro inedito del Sr. Ramon Pacheco, "Geografia e Historia del Distrito Urdaneta". La Patria de los Ayamanes, Renato Agagliate. Urdaneta en Magazine del Lic. Douglas López.